2 de octubre de 2015

Masa Real



Soy un poco maniquea. Así que, desde mi cuadrícula mental en blanco y negro afirmo: Sólo hay una cosa mejor que irse uno de vacaciones. Que se vaya otro y te traiga algo.
No me refiero a las (condenadas) camisetas de: "Alguien que te quiere regulero estuvo en Villa Orejilla del Sordete con Doña Rogelia y te trajo esta camiseta para que la conviertas en trapos y limpies los cristales". No. Me refiero a esas pequeñas grandes cosas con las que le obsequian a uno sabiendo que será todo un acierto.

Los padres del Notario, como media España, se fueron a disfrutar del periodo estival a Cádiz y, a su vuelta, fui yo la que gozó de sus vacaciones como si hubiera estado allí. Gracias a la recomendación de su tía tuvieron a bien pasar por La Rondeña, todo un clásico, y sin mucho pensarlo hicieron acopio de muchas de las exquisitices que comercializan.
El caso es que yo me encontré con un menú gourmet degustación que, en cuanto lo vi encima de mi mesa, supe que tenía que probar instantáneamente. Sí, los dulces de manteca sobrepasan mi voluntad. Así que ahí estaba, a finales de agosto empezando la dieta del polvorón.
Tengo que decir que de todas las variantes posibles mis dulces favoritos siempre serán los cortadillos de cabello de ángel. Es irremediable. Pero algo que también me gusta (además de meter la cuchara en el bote de cabello de ángel) son los dulces de Masa Real. En La Rondeña son marca de la casa. Es más, tienen una patente de elaboración misteriosa (que algún día se liberará y espero llegar a verlo). Así que no es tontería decir que, de todas las variantes de Masa Real que he probado, la mejor, sin duda, es la de La Rondeña. Pero claro, aquello se terminó (ni fotos, ni nada, me dio tiempo a hacer) y tuve al Notario una semana suspirando por aquellos bollos y sopesando seriamente hacer un pedido online de dos toneladas de Masa Real (¡qué vida más dura!).

Por otra parte tengo una pareja de amigos que van a pasar su tiempo de descanso a un pueblo minúsculo de Burgos, concretamente Basconcillos. Sí, no andáis desencaminados si pensáis que allí también tienen una panadería-pastelería que le quita a uno toda la tontería de encima. Creo que los mantecados que trajeron me duraron menos que a Mike Tyson la oreja de Evander Holyfield. Impresionantes. Todavía no comprendo mucho la novedosa afición-obsesión española por la gama de productos resposteros britamericanos que desprecia todo lo valiosamente tradicional que podemos disfrutar por nuestro territorio. A mí me pones un muffin y un torto de manteca y ahí te gestiones el muffin porque el torto ya lo has visto. También digo que si no hay torto me como el muffin de muy buen grado. Que yo no desprecio ninguna tradición.

El caso es que además de aquellos mantecados me trajeron tres kilos de harina (¡infinitas gracias!). Una harina que en cuanto abrí la primera bolsa supe que no iba a caer en saco roto (más allá de mi estómago que a veces sí que lo parece).


Teniendo una harina de calidad en la depensa y al Notario sufriendo por las esquinas la ausencia de Masas Reales me dije: "Es tu momento de actuar". Busqué recetas de Masa Real y, como muchas veces cuando se trata de tradición andaluza, acabé por darle la mano a De la vista al paladar. El resultado (con alguna variación de la original), visto y no visto. Creo que en dos semanas hice tres remesas. Obviamente (con todo mi dolor del mundo), no son como las de La Rondeña pero yo sigo testando pruebas con más manteca, sin mantequilla, menos huevo...¿acabaré por descubrir la receta o sólo con veinte kilos más? En próximos capítulos de La dieta del polvorón lo veremos. De momento comparto ésta porque es un acierto seguro.


Para 10 unidades

Para la masa

500 g de harina
75 g de manteca de cerdo ibérico
75 g de mantequilla de calidad
150 g de azúcar glas
3 yemas de huevo M
1 huevo M
1/2 sobre de levadura química
1 cucharada de postre de azúcar vainillado
la ralladura de medio limón



Para el relleno:

1/2 bote de cabello de ángel
1/2 cucharada de café de canela en polvo
1/2 cucharada de café de ralladura de limón

Para decorar:

Huevo batido para pintar
Azúcar glas (las de La Rondeña vienen generosamente espolvoreadas)



(Aquí podéis ver mis pezuños y lo bien que muerdo. Bueno, y el bollo por dentro también.)

Lo más importante de la receta es tener todos los ingredientes a temperatura ambiente porque el resultado será siempre mejor.
Empezamos haciendo el relleno. Echamos el cabello de ángel junto con la canela y la ralladura de limón en un cazo. Calentamos y removemos constantemente durante 8-10 minutos. Apagamos y dejamos atemperar. Ya tendremos un relleno digno de cualquier marajá (o cuchara).
Para hacer la masa echamos todos los ingredientes en la amasadora (a mano también se puede pero es menos cómodo). Dejamos funcionando hasta que tengamos una masa homogénea. Sacamos y amasamos de nuevo unos 3 minutos más. Damos forma de bola, forramos con film y lo metemos a la nevera unos 10-15 minutos. Esta masa se deshace un poco por eso si está ligeramente fría es más fácil de trabajar. Sacamos y con un rodillo aplanamos hasta tener medio centímentro de grosor. Con un molde cortamos tantos círculos como la masa nos permita. Que sean pares para que cada oveja esté con su pareja. Ponemos una cucharada de cabello de ángel sobre la mitad de los círculos y con otro tapamos presionando sobre los bordes. Así hasta que terminemos de montar las tortas. 
Pintamos con el huevo batido e introducimos al horno precalentado unos 20 minutos a 180º (vigilad tiempos, por si acaso). Sacamos y dejamos enfriar. Si queremos podemos espolvorear azúcar glas. ¡A disfrutar!




27 comentarios:

  1. Merhabalar, ellerinize sağlık. Çok leziz ve iştah açıcı görünüyor.

    Saygılar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ziyaretleriniz için çok teşekkür ederim.
      Saygilar.

      Eliminar
    2. Le aconsejo que visite esta página:
      http://www.ladulceriadelarondena.com/producto/0000000000150/masa-real-1-unidad

      Eliminar
  2. Si es que Cádiz es "musho Cai", que como dijo aquel, el sur también existe, y nos damos de tortas que da gusto. ¡Ay, Dios!, quien no ha disfrutado cienes y cienes de veces con las tortas de la Rondeña. A mí desde luego me vuelven turulata, antes y cuando una no se privaba de nada, era condición sine quanon, comerlas en Navidad,pero llegaron los ochenta y con ellos El Progreso, y todo el que se preciaba de nuevo rico, se tiraba una semana de vacaciones en la costa gaditana, y para llegar hasta allí, iba uno del tirón porque no fuera a ser que te cerraran las puertas de la playa, pero a la vuelta que ya estaba una de arena hasta el moño, recogía los bártulos y "hala" a hacer la ruta turística - gastronómica por los pueblos blancos, que son tan preciosos que da gusto visitarlos. Pero esa solo era la excusa para hacer una paradita en todas y cada una de las confiterías, panaderías y tornos de conventos, para comprar todo lo dulce que nuestro cuerpo pudiera aguantar. ¡Qué buenos!
    Pintaza que tienen tu Masa Real, que solo de verlas se me está haciendo la boca agua, ¡por favor, niña!, esto es una maravilla, levantarse y que te pongan este bocado por delante, da gusto, hasta la que tú has mordido y todo, me comería, que yo no soy escrupulosa, y de quién me fío, no me da asco, ja, ja, ja...
    Perfectas para ir haciendo boca de aquí a la Navidad.
    Besos, y me voy a por el yogur, que después de tanta torta, esta noche no ceno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja Pues menos daros de tortas entre vosotros y más dármelas a mí, que estoy aquí muriéndome de inanición. Sólo hay que verme jajaja Yo te digo que la próxima vez que pise Andalucía por lo menos Estepa entera me la traigo a Madrid y allí que os dejo con un agujero en el espacio. Luego si me da tiempo me paso a por el resto de confiterías y me las planto debajo de casa y todos contentos. Que menuda injusticia sufrimos el resto de España con vuestra manía de acaparar las cosas ricas jajaja
      Mira, que me cuentas lo de la playa de Cádiz y los nuevos ricos y me parto de risa. Aquí en Madrid como playa no tenemos lo que pasaba es que la gente se iba a El Escorial, concretamente a un camping muy chulo-fisno-bonito que hay a hacer exactamente lo mismo. Como no hay playa que te diga que te vayas a casa que ya es de noche eran el fin de las actividades tipo tenis y similares las que establecían los periodos para ir a ponerse uno fino a los pueblos de la sierra. Total, que da igual un sitio que otro, es todo lo mismo! jajaja
      La masa real conseguiré algún día hacerla como en La Rondeña. Vamos, aunque me tenga que plantar allí y hacerme pasar por una yanky del The New York Times inventándome que he ido a ver sus famosas elaboraciones y que necesito ver el obrador. Por supuesto iría con peluca rubia, pañuelo anudado al cuello, gafas de sol de Dior y hablando como si tuviera un chupachups de esos de chicle metido entero en la boca. Pero eso lo tengo que averiguar yo! jajajaja Y luego ya os lo casco al resto! jajaja
      Un beeeeeeeeeeeeeeeeesazo!

      Eliminar
  3. La masa real que me has puesto delante me la como en un abrir y cerrar de ojos y me falta, pues también para mí las recetas que incluyen manteca tienen un gusto especialmente rico. Lo que no me trago de ninguna de las formas es el cabello de ángel, un trauma infantil, no te quiero contar ahora lo que me parecian aquellos colgajos de las cidras que mi abuela sacaba del agua donde las cocia. Así pues, para mí sin relleno. Las tortitas que has hecho parecen compradas, todas igualitas y con ese doradito por encima. Te has convertido en una experta pastelera. Te felicito.
    Un beso, feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la masa ella solita estaba ya para quitarse el sombrero y los zapatos si hacía falta. Siempre pruebo las masas crudas por si les falta cualquier cosa y con ésta, como me pasa con la del roscón, que me descuido y me como cruda jajajaja No tanto, pero buena estaba ya sin cocer. Así que cuando salió del horno poco más y me quemo hasta el higadillo ¡que no tengo paciencia!
      Que me cuentas así lo del cabello de ángel y me da asco hasta a mí jajajajaja Aunque tienes razón, no es una cosa muy agradable de ver elaborar. Que alguna vez que lo he hecho lo miraba con la nariz arrugada. Eso sí, luego me lo comía como si no hubiera pasado nada jajajaj Besucooooos!

      Eliminar
  4. Que pintaza, no las conocía, te han quedado maravillosas estas tortas, tengo un bote de cabello de ángel muriéndose de risa por la dispensa y las haré para gastarlo, madre de dios, me las comería a puñados reina, están para tirar cohetes...Bess

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas! Me alegro mucho de que te gusten, pero te advierto que como las hagas más te vas a alegrar tú jajaja Que te comes una y ya estás con poniéndole ojitos a la siguiente jajaja Yo es que soy así, que no tengo remedio! Besucoos!

      Eliminar
  5. Silvia estoy pensando que igual a mí no me conviene probar la Masa Real. Tengo Cádiz a cuatro o cinco horas en coche (no sé por qué pero siempre pillamos atasco y mira que madrugamos) y no pararía de hacer viajes en fin de semana levantando sospechas de dedicarme al narcotráfico con tanto viajecito y no de tener una obsesión repostero-compulsiva.

    Comparto tu opinón de que cuando uno va de viaje trae de recuerdo algo que echarse al estómago o con lo que preparar algo que comer y no mierdas varias como camisetas, llaveros o vasos de chupito. Qué cutres estamos que no queremos gastar (porque dejándote un buen dinero hay muchas cosas bonitas que traer) pero queremos aparentar. Bueno a mí también me vale un imán hortera para la nevera que la tengo plagadita (y mira que compramos un frigorífico bueno y molón de acero que tampoco me merecía que lo tuneemos cual choni de barrio, aunque aseguro que aún queda algún hueco y se sigue viendo que es un frigorífico de los buenos)

    En fin, a lo que voy, que me guardo tu receta porque en el fondo sé que soy débil, que me ha enamorado y que igual un día de estos me da por meterme en harina y probarla. Tú sigue investigando que los demás estamos espectantes a tu dieta del polvorón

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenaas!

      Mira, tengo yo Cádiz a cuatro horas y no respondo de mí. Vamos, o cualquier otro sitio con confiterías de tradición. Si es que me estoy montando una guía de viajes pendientes y el criterio es...los dulces! jajaja El día que me plante en Estepa tiembla el misterio, pero de verdad. Así que te comprendo perfectamente y en caso de que quieras montar narcotráfico repostero tú avísame que en compañía todo es mejor y para mí no iba a ser un esfuerzo jajaja

      Yo estoy igual, tengo la nevera llena de (trastos) imanes. Entre los que me regalan y los que pongo yo llega a ver el frigorífico Picasso y le echa una firma abajo a la derecha. Pero oye, que imanes los hay bien bonitos. Mi nevera como es más vieja que la rueda si la tapo casi que le hago un favor jajaja Y una nevera, por muy nueva y bonita que sea, si no tiene un imán al menos puesto entonces no es una nevera en una casa, es una nevera en la tienda jajaja (Que me gusta a mí defender costumbres hogareñas). Por lo menos me ahorro los vasos de chupito, aunque alguno que otro sí que anda por ahí llenándose de polvo.

      Un besaaaaazo grande!

      Eliminar
  6. ¡¡Hola, Silvia!! Yo siempre he sido muy viajera, y me encantaba comprar repostería típica de todos los lugares, hasta que decidí meterme en una hipoteca y ¡¡zas!!, adiós viajes, je, je. Así que le pedía a todos mis amigos que me trajeran cuando se fueran de vacaciones algo que siempre me ha parecido una horterada, ¡¡imanes para la nevera!!, sí, sí. Un día lo conté en el blog, y me llegaron imanes de Cuba, Santo Domingo, Asturias, Salamanca...en fin, ¡¡imagínate, ja, ja!!
    Aunque yo vivo en la provincia de Valencia, trabajo en Castilla La Mancha, y tengo unos alumnos que son unos soles, y me están descubriendo todos los dulces típicos de su zonas, y con lo que me quedé impactada son con los Miguelitos de la Roda, los auténticos, son la leche, ja, ja. Esta masa real no la conocía, y oye, que tienen una pinta que ni te cuento. No sé si se parecerá al original, pero que me quedo con los tuyos. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Nooooooooooooo! Isabeeeeeeeeeel! ¿Cómo se te ocurre!? Te engañaron vilmente! Mira que comprarte una casa, ¡qué cosas tienes! jajajajajaja Ahora te quedas sin bollos, castigada sin comer dulces y con la nevera llena de imanes jajajajaj que me meo con la gente. Me los imagino en sus casas pensando: a ésta la vamos a forrar la cocina!
      Yo también soy de las que tiene que probar todo cuando viaja. Pero todo. Hasta lo que tiene una pinta que echa para atrás. Por mí que no quede, que luego dicen que los de Madrid somos unos estiraos mindunguis (que la mayoría sí jajaja)
      ¡Ay los miguelitos! Tengo una amiga que es de La Roda y no hace mucho vino directamente de allí a una barbacoa con una caja de ellos. Casi si nos saltan los ojos de la emoción jajaja La verdad que eso sí que es digno de ser patrimonio de la humanidad. Dentro de poco tendré que viajar precisamente a Albacete y voy a llenar el AVE de cajas con bollos, eso seguro Me cojo un vagón de esos silenciosos que nadie quiere, porque por lo visto no hay nada en el mundo como viajar con bullicio, y las apilo en los asientos como si fuera un viaje con amigos jajaja Besucoooooos!

      Eliminar
  7. Yo no conocía la masa real de nada. Pero he de decirte que nosotros solemos ir al norte, sobre todo a Cantabria. Y de lo que entiendo más es de sobaos y quesadas. Pero me estoy dando cuenta, que hay muchas cosas que me estoy perdiendo del sur, hemos estado hace poquito en Córdoba y Granada. Y la verdad que todo lo que degustamos por alli, estaba estupendo. Así que ahora que la conozco, la voy a guardar para hacerla en navidades, que ya mismo están aquí.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas!!
      Yo también soy más del norte y fíjate que lo único que he pisado de Andalucía ha sido Granada. Eso sí, los dulces no me los salto ni aunque me pongan una tela de pinchos jajaja Y la verdad que gracias a eso cada vez tengo más ganas de volver y visitar todo lo que pueda, y ya de paso comérmelo.
      Ahora, también te digo una cosa, que me pones un sobao y una quesada y allí estoy la primera. Creo que pocas cosas he comido en vida como un sobao cántabro. Que menos mal que no estoy cerca si no ya te digo que iba a tener barquitos en el café todos los días jajaja ¡Una maravilla! Un besuco!

      Eliminar
  8. Hola guapísima !!!
    Ahora te voy a contar una de mis historietas, castigá por habernos enseñado la Masa Real.
    Cuando tenía unos trece años, nos fuimos unas vacaciones a Chipiona. Y un día que fuimos a la Plaza de Abastos a comprar, mi madre nos compró un dulce a cada niño (para callarnos un rato, tú sabes) y yo elegí ese por novedoso para mí. Durante el mes que estuvimos allí, todos los días me llegaba con mi bici a comprar uno. Casi mi paga diaría se iba en ese capricho.
    Nunca más los he vuelto a comer, es más no tenía ni idea de cómo se llamaba ese dulce. Y llegas tú y me has hecho tremenda felíz, por volverlos a ver y por saber que los haré.
    En casa todo lo que lleve cabello de angel, gusta muchísimo. Y los cortadillos los tengo en pendientes porque no me convencen las fotos jaja
    Un apunte, en mi experiencia repostera, que es como la de todas. Cuando he utilizado la manteca de cerdo (sabor inigualable e insustituible) allí donde ha tenido que caer, queda mucho más rica la manteca que no es iberíca. Y que encima hasta es más economíca. Esto lo dedujimos una amiga y yo, tras haber horneado unos cuantos mantecados hace dos años.
    Y ya me voy, antes de que me eches a empujones, por hablona jaja
    Besotes gordos mi niña, feliz finde con pijama de cerditos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuriaaaa!!!
      No sabes la alegría que me dió leer tu historia! Cuántos bollos me darían a mí para que me callara la boca, así estaba, como las nutrias jajajajaja Eso me pasa por no callar jajajaja
      Me encanta tanto haberte podido acercar a un trocito de recuerdo! A mí a veces me ha pasado, encontrarme con recetas de algo que comía puntualmente pero que nunca más supe y la alegría es siempre tremenda. Porque te lleva a una parte de los momentos vividos y, para qué vamos a engañarnos, nos ponemos como el kiko con la excusa jajaja
      Pues, oye, me apunto y requeteapunto lo de la manteca de cerdo no-ibérica. Alguna vez la he comprado y la he usado para hacer kilos de roscos pero si te soy sincera ni cuenta me había dado de la diferencia porque no la he usado para otra cosa. Pero esta Navidad se van a enterar los mantecados de lo que vale un peine! Bueno, y la semana que viene los bollos que haga (que mi fuerza de voluntad se está yendo por el retrete por momentos jajajaja). A mí con los cortadillos me pasaba igual. Antes de hacerlos todas las fotos que veía no tenían una masa que me convenciera, pero un día como que me dio lo mismo y los hice. Oye, la foto es mala (porque lo es jajaja) pero buenos estaban, que duraron medio asalto. Fue increíble aquello jajaja
      Bueno y la que deja de hablar soy yo. Que a ti no se me ocurre echarte ni aunque te pongas a leerme el Código Civil en verso pero igual tú me haces el crucis por plasta y aquí me quedo yo hablando sola con mis cerditos jajajaja
      Un beeeeeeeeeesazo enorme!

      Eliminar
  9. No tengo palabras Silvia, esta masa real en éste, tu caso, se merece el nombre que lleva, lo has bordado, está reclamando una corona. Me he tomado la licencia de llevarme la receta, tengo que probar a hacerla, aunque no voy a encontrar la susodicha harina, ni me molesto en buscarla. Veremos qué sale. Besitos y "p´alante que to es carretera"Tu amiga Alicia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Alicia! Muchas gracias. ¡Qué bien que te vayas a animar a hacerla! La verdad que yo la hice con esa harina aprovechando que la tenía. Si no me cojo la floja del Mercadona y aquí paz y después gloria jajaja Ya verás qué ricas son. Yo voy a seguir intentando recetas distintas hasta que dé con la buena y, si lo consigo, os lo cuento seguro! Menudo alegrón me iba a dar a mí misma! jajajajaja Un besaaaaaaazo!

      Eliminar
  10. A pares no, a sacos me como yo estas pastas y me sumo a tu equipo de cidreros ( y sidreros si es menester), ¡¡toda una perdicíón!!! y merecedores de una reivindicación absoluta para que sigan ocupando el podio de la pastelería artesanal española, ¡¡he dicho!!
    Los has clavado a mi entender y no puedo decir otra cosa porque no tengo testigo alguno de esta exquisitez para contrastarlo con los de tan afamada marca, así que como sé que tienen maña de sobra y contando con ese saquito de harina, certifico cuál notario la delicadeza de esta masa real.
    ¡¡Besucos otra vez!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues menudo equipo nos íbamos a montar! ¡Todos a codazos a por el cabello de ángel! Y mar... el último! (que me sale el "yo ordinario" y todo pensándolo jajaja) El mejor equipo es el que se hace con los bollos delante y alguien al lado al que no le gusta la cidra, que entonces todo el solemnidad porque sabes que te vas a poder zampar cuarenta si quieres jajaja De verdad que no conozco a nadie que le sea indiferente. O te encanta o no quieres ni olerlo. Con pocas cosas creo que pase eso. Pero estos bollos a mí me quitaron los suspiritos que ya me estaban dando por los cortadillos. Besuuuuuuucos!!!

      Eliminar
  11. Al final te devoramos por los pies que con el hartón de masa real que te has debido dar debes estar de rechupete...
    No, no los conocía pero si son parecidos a los cortadillos de cidra y bien rellenos de cabello de angel me ato un pañuelo en los ojos, me pongo "toa sexi" y hacemos la escena de Nueve semanas y media todas las veces que quieras...hasta te digo Pamplona con la boca bien llena,jajajaja
    Huy, que no me había dado cuenta que estabamos en horario infantil...sí? Hay niños despiertos a estas horas?Anda y mandame un tupper pal desayuno que ya tire la toalla con mis propósitos de enmienda, me apunto a la dieta del polvorón o de la masa eral y lo que se tercie
    Un besazo y a disfrutar el finde, a mí se me acaba ya

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Te diría que me salían por las orejas pero te estaría mintiendo descaradamente. ¡Estaban tan ricas! Sí que se dan un aire a los cortadillos pero la masa es distinta y se nota. Lo que no se nota es que sirvan para dieta, que te lo digo yo jajaja Pero mira, ya a estas alturas tampoco me voy a poner to fisna (ni de cuerpo ni de espíritu). Así que nada, cuando quieras me arrimo un momentico que me pillas al lao y nos desayunamos un kilo de bollacos diciendo Pamplona y grabamos un tutorial de "cómo comer como una dama de la Corte" Invitamos también a la Basinger pero esa que mire, que la masa real no lleva pepino, que eso es lo que le gusta a ella: un buen pepin... jajajajaj ¿ves? si es que to se pega! jajajaja
      Un besaaaazo grande!

      Eliminar
  12. madre mía cada vez alucino mas contigo Silvia!!! ya tenia ganas de pasarme por tu cocina,despues de este pequeño retiro, y vaya sorpresa encontrarme con estas delicias que te han quedado espectaculares, tomo nota, por si me atrevo algún día con ellas, un besote guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Elena! Bienvenida de nuevo! Me alegro de que te gusten los bollicos porque buenos estaban un rato. Besucooos!

      Eliminar
  13. Hola Peligrosa, perdón, Silvia. Es que eso de hacerte pasar por periodista tiene su punto. Mi amante esposo que es un experto degustador de masa real, ha comentado de tu foto que tiene un magnífico aspecto, así que no te afanes en imitar a la Rondeña, que entre otras cosas no tiene nada que ver con las que fabricaban, hace apenas 5 o 6 años. A seguir compartiendo estas cositas tan ricas que haces. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja Peligrosa jajajajaja Jo, pues mira que cuando las probé me encantaron. Una pena que no pueda volver atrás en el tiempo y comer una de aquellas masas reales, pero dile a tu marido que muchas gracias! Que éstas cosas me alegran el día jajaja Un besazo!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...